El gobierno colombiano y su mala praxis con los newsletters

Ya sabemos de las dificultades que tenemos en Colombia para acometer proyectos de estado. Como el metro. Entre estudios de viabilidad que se iniciaron en los años 50 del siglo XX, consultorías y auditorías a decenas de empresas y partidas presupuestarias que se pierden mágicamente, aún no tenemos ni un kilómetro de metro. A pesar de todo ello, el metro de Bogotá sí tiene página en Wikipedia. Humor que no falte.

Claro que el no saber hacer también tiene sus ramificaciones en el mundo digital. Esta semana me llegó un mail que quiero compartir con vosotros porque al abrirlo quedé boquiabierto, y eso que mi capacidad de sorpresa ya no existe.

Entre las docenas de mails diarios sobre presupuestos, campañas, copies y creatividades había uno cuyo asunto rezaba: “Boletín nº 26. De cero a siempre”. ????????????????????.

Estoy suscrito a bastantes newsletters de temáticas que me interesan y no recordaba haberme suscrito a ningún boletín que mandara mails con asuntos tan aburridos y asépticos. Clico y lo abro? Lo mando directamente a la papelera? Lo marco como spam mientras aprieto la mandíbula a lo Clint Eastwood?

Evidentemente, hice lo que todo bobo hace en un concurso: La caja sorpresa, la caja sorpresa!!!!

 

Y lo abrí. Resultó ser un newsletter de un área de gobierno que trata de temas infantiles. Yo tengo 37 años y no tengo hijos, que conste. Para narrar lo que vi necesito ordenar mis pesadillas con una etiqueta <li>, para no dejarme nada:

  • Un asunto y un remitente indescrifrables
  • El diseño del mismo no estaba mal (si lo hubiera abierto en 1996, claro) y era tan responsive como unas alpargatas
  • Logos por doquier pero ninguno clicable
  • Ni rastro de html o texto mínimamente indexado
  • El CTA aparece antes de haber leído nada, con lo que no tienes incentivo para clicarlo
  • Si a pesar de todo lo clicas, te lleva a un pdf antediluviano
  • Contenidos que tienen menos UX que la de la foto porque a pesar de estar redactados como un titular y tener la apariencia de un link, ni siquiera son clicables!
UX Terrible

Una de las peores UX que existen en formato packaging

  • Enlaces falsos a un site externo, a Facebook y a Twitter que no puedes clicar ni seleccionar. Toca usar la memoria
  • Y lo mejor de todo: No te da opción de darte de baja. Como aquel gimnasio del que te hiciste socio y que tuviste que esperar a que quebrara para dejar de pagar la mensualidad o ese vendedor de carros usados al que le compraste tu primer carro cuando ni siquiera tenías licencia y al que tan solo le pediste poder usar su baño
si quieres tener éxito no mandes un newsletter así

Así comenzaba el newsletter

 

cómo no hacer un newsletter

Footer del newsletter sin opción a darse de baja.

Los primeros 8 puntos son terribles porque cuesta lo mismo hacer un buen newsletter que uno malo. Lo del 9º es peor aún porque es ilegal y (más terrible todavía) da una imagen de poca seriedad y de despreocupación por el usuario terrible: Me vas a escuchar aunque no quieras y sin que nadie me haya invitado a esta fiesta.

Si fueran clientes nuestros, huelga decir que esto nunca hubiera ocurrido, pero de toda la gente que trabaja en gabinetes de comunicación para el gobierno, diseñadores, programadores y abogados, a ninguno de ellos se les ha ocurrido no violar todas y cada una de las leyes de un buen newsletter?

Mejor nos iría si el Rebolledo de turno hubiera husmeado la red en busca de buenas prácticas y no hubiera caído en el tan habitual patrioterismo sin fundamento. Porque si me vas a hablar de propaganda, que sea con estilo, interesante y targetizada en la medida de lo posible.

Nos gustaría que esto no se volviera a repetir en ningún inbox del mundo pero como somos realistas, os dejamos un link a una herramienta gratuita que permite comprobar a qué listas de envío estamos suscritos y darnos de baja de las que no queramos de forma gratuita. Se llama unroll.me y si conociera a quien lo creó le daría un abrazo. Largo

Queridos amigos del gobierno, den ejemplo para poder exigir lo mismo de los ciudadanos. Saldremos ganando. Y si nos necesitan, trabajamos 24/7.

By: Antonio García Cabezalí

Si te ha gustado esto, te gustará:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *