¿Cómo influyeron los videojuegos de los 90 en la usabilidad de los websites?

 

La usabilidad en el software digital (páginas web y aplicaciones móvil) son un tema muy actual que obsesiona a las compañías que viven de dar servicios digitales como Airbnb, Uber y Amazon, ya que detalles tan ínfimos como la localización de la información, de los botones o las transiciones entre pantallas pueden afectar muy negativamente a la eficacia de tu producto hasta en un 40%, como le pasó a los chicos de Zeebox solo por cambiar el icono del menú y la posición del mismo.

Para ser más competitivas las compañías digitales invertimos muchísimo tiempo y recursos en crear una usabilidad perfecta para el uso de servicios y para que los usuarios puedan realizar un “viaje” dentro de la interfaz con fluidez y sin ningún tipo de imprevisto negativo.

La experiencia del usuario o UX se define como el conjunto de factores, cuyo resultado es la generación de una percepción positiva o negativa de dicho servicio, producto o dispositivo. Sin embargo a un usuario el asunto de la usabilidad de la página/app solo le vendrá a la cabeza si no está funcionando; cuando sí funciona es un aspecto del servicio en el que ni piensa, simplemente lo usa y listo.
El UX está tan presente en nuestras vidas que ni le prestamos atención.
Cuando desplegamos un menú al posicionar el cursor sobre él no nos asombramos de que aparezcan sub-menús. De la misma forma ocurre si tras hacer click sobre un botón éste reacciona de alguna manera (añadiéndose un borde o cambiando de color) para así comprender que deliberadamente hemos hecho click sobre el mismo, y no aplaudimos la iniciativa ya que es algo que tenemos muy interiorizado.
Pero no siempre fue así, los primeros websites no disfrutaban de estos mecanismos ya que el proceso de creación y los medios tecnológicos de productos digitales han ido mejorando y especializándose a lo largo de los últimos 10 años, empezando de manera amateur y survival con tablas en html aplicadas a websites nauseabundos a mediados de los 90, hasta tener exploradores que nos permiten jugar al Monkey Island o al Mario Bros en puro HTML5 o disfrutar de websites tan impresionantes como este que parecen más una película que una página web.

 

 

Dicen que cualquier innovación es 10% inspiración y 90% transpiración. Las innovaciones en usabilidad que disfrutamos en la actualidad se deben a la suma de múltiples factores, pero uno de los más interesantes y menos comentados está en el campo de los videojuegos y sobre todo en los videojuegos de los años 90, que fueron pioneros en el campo de hacer interfaces fácilmente usables y comprensibles, y que poco a poco nos fueron educando para que tanto desarrolladores como usuarios llegáramos a un acuerdo no planificado de cómo iban a funcionar las cosas en el futuro.
Es complicado llegar al origen exacto de una determinada tendencia, pero no sabemos cómo hubiese funcionado la navegación del impresionante site Rain Forest Foods y tantos otros sin el sistema de cambio de cursor para ejecutar o informarnos acerca de diferentes acciones típico de los videojuegos.

 

 

Aunque no significa que la idea de los tabs internos dentro de un website provengan exclusivamente del simulador de mazmorra Dungeon Keeper (1997), el sistema de tabs para organizar contenidos a diferentes niveles ha estado siempre presente en el mundo de los simuladores, como podemos ver en un ejemplo bajo estas líneas. También hemos visto este nivel de estructura en interfaces como las del Sim City o el Civilization.

 

 

Tampoco sabemos qué tal lo habrían hecho los websites de venta de coches que permiten customizar y seleccionar tu modelo, color y formato online sin la ayuda de aquel primer Gran Turismo (1997) o el primer Need For Speed (1994) y de tantos otros pioneros en el campo de los juegos de carreras de choches.
A este mismo nivel la gamificación es una técnica importantísima para la creación de un website entretenido y funcional, como también nos han enseñado los chicos de Nike con su software de carreras aprovechando la geolocalización de los teléfonos móviles y permitiéndote competir con otros usuarios y amigos (y que tan bien ha funcionado).

 

 

 

Además de la gamificación existen otros factores importantísimos como el “storytelling” o la capacidad de contar visualmente una historia mientras vas explorando la interfaz. En esta modalidad, videojuegos como cualquiera de las varias versiones de Final Fantasy son expertos.

El gancho que provee contar una historia a medida que vas explorando un website es uno de los elementos más atractivos en el diseño web actual como podemos ver en este website metafórico acerca de los efectos que produce el alzheimer que nos sumerge en una atmósfera interactiva de recuerdos que se van eliminando con el tiempo.

No podemos medir con precisión la influencia de los videojuegos en el mundo del diseño digital, pero los ejemplos están por todos los lados, en los perfiles de los servicios digitales que tanto recuerdan al perfil de un personaje en un RPG, en los toogles donde vamos incrementando un valor, en la selección de un elemento para sustituir una información por otra o incluso en los tutoriales de inicio cuando empiezas a utilizar una app en el que una serie de popups van surgiendo, indicándote como utilizarla, las influencias son incontables.

 

Si se os ocurren ejemplos concretos no dudéis en comunicárnoslo, prometemos juntarlos todos y crear una biblia UX-gaming ; )

By: Jose Bao @baojose.

Si te ha gustado esto, te gustará:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *