running_creatividad

El cerebro creativo del runner

He de reconocer que muchas de las ideas más importantes que he tenido en mi vida han llegado a mi mente mientras corría.

No sabría como explicarlo, pero me ocurre. Cuando corro pienso cosas que no pienso cuando no estoy corriendo. Pienso de forma distinta. Ya sea una idea empresarial, la manera en la que sorprenderé a mi madre por su cumpleaños o como voy a afrontar ese pequeño enfado que tuve con mi amigo el otro día. Muchas de estas ideas llegan a mi cerebro vestido con mallas y zapatillas. Y todo esto, al fin y al cabo, es creatividad.

Muchas de las ideas más importantes que he tenido en mi vida han llegado a mi mente mientras corría.

El diálogo interno repetitivo

Correr es un mantra. Pum, pum. Pie, pie. Y entre medias, pulmón. Pie, pie pulmón. Pie, pie pulmón. La mente se despeja. El campo visual se abre. Todo desaparece. Y el cerebro empieza funcionar.

Lo primero que pienso cuando pienso en como pienso cuando corro es que las ideas y pensamientos llegan a la mente de manera repetitiva. Lo tengo claro.

Así, es normal que: “Tengo que escribir un artículo para el blog de Webuzz” se convierta en “Tengo que escribir artículo blog de Webuzz. Tengo. Tengo que escribir. Escribir. Tengo que escribir un artículo. Webuzz.”

Pie, pie pulmón. Pie, pie pulmón.

Los tres tipos de pensamientos del cerebro runner.

Con el diálogo interno repetitivo en funcionamiento, el cerebro creativo del runner se pone en marcha.
Vamos a decir que se dan tres tipos de pensamientos, opuestos, pero que se complementan de un modo casi mágico cuando corres.

  • Pensamientos banales: “Tengo que hacer la compra”. “Hace días que no llamo a mi abuela”. Ocupa gran parte del tiempo del runner y suelen darse en los primeros kilómetros.
  • Pensamientos locos: A medida que vamos dejando kilómetros a nuestras espaldas, los pensamientos banales se ven atacados por pequeños seres con ideas completamente alocadas y se cuelan en nuestra mente para desordenarlo todo”Tengo que hacer la compra”, “compra”, “Tengo que hacerla” “la compra” “joder, sería estupendo que mi nevera hiciese la compra por mi” ¡Pensamiento loco!
  • Pensamientos lúcidos: Son los pensamientos locos, cristalizados en buenas ideas. “¿Y si mi nevera pesase la comida que hay dentro y cuando viese que hay poca comida la pidiera automáticamente?”. Estas ideas o planteamientos sobre tu vida o tu trabajo es mucho más difícil que lleguen sentado en la mesa del ordenador. Y algunas de ellas valen oro.

Está manera de pensar no llega al principio, ni mucho menos. Hay que correr más de 15 minutos para que estos tres tipos de pensamiento se pongan a jugar al poker en nuestro cerebro.

De algún modo, me aventuraré a decir que, corriendo, se cristalizan las ideas. Pensamientos que llevabas incubando semanas, incluso meses, pueden llegar a asentarse y tomar forma y solidez cuando estás corriendo en un parque.

“Casi todo lo que sé de escribir novelas de ficción lo aprendí saliendo a correr cada día”. Haruki Murakami.

¿Qué tiene el running que no tengan otros deportes?

No nos engañemos: correr es fácil. Muy fácil. A no ser que corras como Phoebe, al las 5 salidas ya corres como vas correr toda tu vida. En este sentido, correr es un deporte muy agradecido porque justamente te deja, casi al 100%, hacer una cosa: pensar.

A diferencia de otras disciplinas, correr es el boss de los deportes para pensar. ¿Has probado la natación? Por lo menos a mi me resulta muy complicado dejar mi imaginación volar mientras nado, ya que me centro en la técnica casi al 100% (incluso nadadores experienciados me han comentado que después de muchos años, creen que no dominan la técnica). El futbol, baloncesto, tenis… no way, José.

Busca un recorrido sin semáforos y que no te haga pensar mucho en el mapa, y ponte a pensar en tu vida.

¿Me pongo música?

La respuesta correcta es ¿qué más da?.

Eso es algo que he comprobado decenas de veces: cuando tu cerebro runner toma el mando, ya puedes estar escuchando Bach, Green Day o Rihanna. Vas a terminar por prestarle nula o muy poca atención. De hecho, he probado varias veces a correr escuchando algún podcast de voz y a los pocos minutos me he dado cuenta de que no le estaba haciendo ni caso y mi cerebro estaba en otra parte.

En todo caso, si lo vas a hacer, intenta que no sea atronadora.

¿Por qué? Física y química.

La psicóloga especialista en psicología positiva, Alice Isen, ha establecido una correlación: un estado de ánimo alegre amplía los procesos del intelecto y facilita el pensamiento creativo. Cuando corremos generamos endorfinas. Cuando generamos endorfinas somos más felices.

Cuando hacemos deporte somos más felices y la felicidad es un estupendo caldo de cultivo para un cerebro creativo.

Si a este caldo de cultivo le añadimos elementos como soledad, concentración y los tres tipos de pensamientos que hemos mencionado anteriormente, tenemos un escenario estupendo para que se nos ocurra la start up que cambiará las reglas del juego el año que viene.

Ya lo decía Thoreau: “El momento en el que mis piernas empiezan a moverse, mis ideas empiezan a fluir”

Jaime Rodríguez es Co Founder de webuzz y , por supuesto, runner.

Comments 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *